Ben is back

25

Julia Roberts interpreta a Holly, la madre de Ben, su hijo drogodependiente. En un periodo de 24 horas se desarrolla con la llegada de Ben; y vamos conociendo la tragedia a partir de las causas y efectos que provoca en esta familia de clase media la maldición de la farmacodependencia (adicción generada por consumo de una droga, ya sea un fármaco o una sustancia psicoactiva legal o ilegal. La dependencia es la necesidad de consumir dosis repetidas de la sustancia para encontrarse bien o para no sentirse mal). Si bien el tema ha sido tratado en excelentes series tales como The Wire, aquí foca el drama de las madres, y en una maravillosa síntesis cinematográfica va al punto en que se muestra que esa tragedia en la familia no tiene vuelta atrás, precisamente porque no le ocurre apenas a una persona sino que el entorno revela individuos con un desordenado potencial para la autoflagelación y el suicidio, pero que además no son individuos que alberguen enfermedad física o mental —como la depresión, el trastorno bipolar, la esquizofrenia o el trastorno límite de la personalidad— Ben es un individuo de familia religiosa, vive una ciudad con tradiciones y de apariencia normal. Pero ya sabemos que esas familias y sociedades nuestras con ejemplar “vida normal” en público albergan un trastorno bipolar social que se expresa en una clase de privilegios y otra clase sin acceso; una sociedad polarizada, una sociedad de bien / mal que moldea y adiestra para que encajemos en esos estrechos moldes y para ello nos encasilla en esos polos opuestos. –“Si fuera negro estaría en prisión”, dice el padrastro a Holly, que es negro. El guion, en su fabula, desarrolla toda su narrativa a partir de un sentimiento de culpa de Ben y de su relacionamiento con el mundo de las drogas en su pasado inmediato. Todas las características de un individuo, atrapado por estas substancias, tales como deseo indeliberado o una necesidad de consumir droga y de buscarla a como dé lugar, así como la predisposición a aumentar las dosis, es mostrada con expresivas y convincentes escenas en las cuales vemos el origen psíquico, y a veces físico, de la dependencia y la consecuencia de los efectos de cualquier droga. Así es como Ben (magníficamente interpretado por Lucas Hedges), es el “villano” del filme bien delineado en el guion. En Fine Arts Cinema de Novo Centro.

HHHH Género: drama familiar. Duración: 98 minutos.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorSacha Tebó en la Quinta Dominica
Noticia siguienteForjadores de Nagua, de Ynocencio Mercedes Eduardo